miércoles, 17 de diciembre de 2008

Un mundo ideal




Yo te quiero enseñar, un fantástico mundo. Ven princesa y deja a tu corazón soñar. Yo te puedo mostrar cosas maravillosas, ven princesa y déjate llevar a un mundo ideal. Un mundo ideal, un mundo en el que tú y yo podamos decidir como vivir, sin nadie que lo impida. Un mundo ideal que nunca pude imaginar, donde ya comprendí que junto a ti el mundo es un lugar para soñar. Fabulosa visión, sentimiento divino. Voy volando contigo hacia un nuevo amanecer. Un mundo ideal, mira bien lo que hay. Allí mil cosas voy a ver. Conteniendo el aliento. Soy como un haz de luz que lejos va, y nunca ya podrá volver atrás. Un mundo ideal, un horizonte a descubrir. Un mundo para ti; para los dos. Déjate llevar a un mundo ideal; un mundo ideal. Un mundo en el que tu y yo, podamos decidir como vivir sin nadie que lo impida. Un mundo ideal. Cada vuelta es sorpresa, un horizonte a descubrir. Cada instante es un sueño, un mundo para ti, para los dos. Llévame, a dónde sueñes tú. Un mundo ideal, que compartir, que alcanzar, que contemplar. Tú junto a mí.

jueves, 4 de diciembre de 2008


Siempre di lo que sientes y haz lo que piensas.

Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y rezaria al Señor para poder ser el guardián de tu alma.

Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más.

Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez, indefinidamente.

Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo, diría "te quiero", y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.

Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuánto te quiero, que nunca te olvidaré.

El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas.

Por eso, no esperes más, hazlo hoy, ya que si el mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo, un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo.

Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas, quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles "lo siento", "perdóname", "por favor", "gracias", y todas las palabras de amor que conoces.

Nadie te recordará por tus pensamientos secretos. Pide al señor la fuerza y sabiduría para expresarlos. Demuestra a tus amigos cuánto te importan.

-

The things I do for love.
When words became unimportant
That was when I understood
I was happy to have met you.
And somewhere in that time,
Silenty and softly, like feathers,
The snow began to fall.