viernes, 16 de diciembre de 2011



Hay tres caminos que la llevan a su destino; ella no tiene ninguno preferido, pero siempre utiliza el primero para la ida, el segundo para la vuelta, y el tercero para cuando no está segura de si va o viene.
A pesar de que debería tomar el tercer camino, ella elije los otros dos; a veces, la rutina nos salva cuando necesitamos la tranquilidad de que no ha habido cambio alguno, a pesar de que ya nada sea como antes. 



No hay comentarios:

-

The things I do for love.
When words became unimportant
That was when I understood
I was happy to have met you.
And somewhere in that time,
Silenty and softly, like feathers,
The snow began to fall.